viernes, 27 de septiembre de 2013

Carreteras: Cuando una solución es insufrible para el usuario

 A veces, a algún técnico con responsabilidades ejecutivas sobre una carretera se le ocurre, o le proponen y aprueba, algún “invento” para solucionar un problema y lo aplica directamente, a escala real y en tramos de longitud considerable. Esa actitud, la de buscar nuevas soluciones, en principio, es muy loable y permite avanzar en la mejora de las prácticas y remedios. No obstante, el éxito nunca está garantizado en una innovación, por lo que un elemental requisito de prudencia indicaría la conveniencia de hacer, previamente, un tramo reducido antes de, y siempre a la vista de los resultados,  extenderlo al resto de la carretera con problemas. Y si el resultado no es adecuado, o malo, lo adecuado es remover el invento de ese tramo experimental previo, en especial si resulta molesto o peligroso para el confort, salud y seguridad del usuario.

Esto viene a cuento de la situación que llevan sufriendo muchos años, los usuarios de la A-52, y sus vehículos, en el tramo entre la subida al Padornelo y el túnel de la Canda.