jueves, 8 de mayo de 2014

Acerca de la ejecución de algunas obras de conservación de firmes


Unas reflexiones sobre lo que se observa en algunas de las, escasas, obras en curso de conservación del firme de carreteras, adjudicadas con bajas entre el 40% y el 50%:
  1. ¿es exigible el nivel de calidad licitado?
  2. ¿hay que hacer la vista gorda ante prácticas descuidadas?
  3. ¿los requisitos técnicos del contrato son papel mojado?
  4. ¿no se debería ser más exigente en las escasas inversiones en la conservación de firmes de carreteras?
En la foto, un detalle de lo que se podía ver, hace unos días, en una de esas actuaciones en una importante autovía: Mala limpieza de la superficie fresada, resultado del riego de adherencia deficiente, presencia abundante de grumos generados con el betún de la emulsión y polvo subyacente que, además, no se retiran.
Riego de adherencia sobre superficie fresada
También se observa ausencia de empleo de equipos de transferencia, tipo silo móvil, que seria una exigencia contractual según los documentos de licitación y que minimizaría los efectos de paradas de extendido como la reflejada en la secuencia de las dos fotos que siguen.
Descarga directa de camión          Parada de extendido, esperando camión.
 La omisión del cumplimiento de ese requisito puede suponer repercusiones cualitativamente negativas como las indicadas en otra entrada anterior  de este blog:

Segregaciones en el firme. Como malgastar los recursos del contribuyente y usuario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario