martes, 26 de abril de 2016

De como un tractor, sí, un simple tractor, influyó decisivamente en un campeonato mundial de Formula 1


Lauda muestra sus vendajes 
     ¿Es posible que pueda un tractor influir decisivamente en un Campeonato mundial de Fórmula 1? .
     Pues sí, no es una frase provocadora, ya que algo así ocurrió en la temporada de 1976 y el título fué a parar, por 1 solo punto de diferencia, a las manos de James Hunt, que totalizó 68 puntos frente a los 68 de Niki Lauda; pero, sin la intervención de un tractor, con toda seguridad, el Mundial hubiese terminado con 66 puntos en el casillero de Hunt y 71 en el de Lauda. Esta es la historia de la carrera cuyo resultado fue condicionado .....por un tractor.
     Unas semanas antes de la cuarta prueba del Campeonato, el GP de España, que se disputaba en el circuito madrileño del Jarama, Niki Lauda tuvo un percance en su casa de Hof, cerca de Salzburgo cuando, moviendo unos montones de tierra con un tractor, éste volcó atrapando a Niki debajo, produciéndole varias lesiones muy dolorosas, entre ellas la rotura de costillas. Los exámenes radiográficos confirmaban la rotura de la décima costilla derecha. 
    Diez días antes de la carrera del Jarama, el 2 de mayo, desde fuentes de Ferrari se decía que no se tomaría ninguna decisión sobre su participación el el GP del Jarama, que se postponía a un examen médico posterior, tras unos diez días de reposo absoluto. El propio Lauda decía que solo «si me aseguran qüe podré correr al ciento por ciento de mis posibilidades correré el Gran Premio de España. Si tuviese que hacerlo al cincuenta por ciento como me sucede ahora, no tendría sentído disputar la competición».  
   A pesar de ello, persistían muchas dudas sobre su participación y se especuló mucho con que  Ferrari ya le había buscado sustituto para esa carrera. Pero, no obstante y tras un fuerte tratamiento y contra pronóstico, Lauda viajó el jueves de la semana de la carrera a Madrid, en un vuelo privado, acompañado de un médico especialista que le iba a vigilar y someter a un tratamiento específico antes de la carrera. Así pues, apareció en el Jarama, aunque muy vendado e infiltrado para soportar los dolores de los movimientos que su rígido monoplaza le transmitiría, sobre todo en  frenadas y con las aceleraciones transversales, por mucho que se le fijase con los cinturones al asiento. 
   En los entrenamientos, se vieron las dificultades del austríaco para subir y bajar el monoplaza, teniendo que ser ayudado cuidadosamente por sus mecánicos    
Niki explicando sus lesión a Stirlng Moss, para la TV británica,
    Los Ferrari habían dominado el inicio de temporada, ganado las tres primeras carreras, dos Lauda y una Clay. 
    La prueba del Jarama era la primera con una nueva reglamentación, que limitaba los voladizos de los alerones, fijaba dimensiones máximas del monoplaza en altura, longitud, anchura y  batalla y prohibía las chimeneas de alimentación sobreelevadas, que habían llegado a producir auténticos engendros (¿quíén no recuerda al Ligier?). Ferrari aportaba una solución ingeniosa y muy personal con unas tomas simétricas frontales y en posición muy baja, singularidad que le permitía su motor con V de 180º  (junto con su caja de cambios transversal, primaba un bajo centro de gravedad y bajo momento de giro, diferenciándose en ello de su competencia). Aunque en el apartado de novedades técnicas, lo más reseñable de ese GP fué el debut del Tyrrell P34 ....de seis ruedas.
Ligier JS5, de principio de temporada, con las tomas luego prohibidas
Lauda en el 312 T2, mientras acude Mauro Forghieri detras, de pié, 
Lauda en el 312 T2 con las muevas tomas
Un debutante de impacto en el Jarama: Tyrrell P 34 de 6 ruedas
   Los Ferrari habían dominado el inicio de temporada, ganando las tres primeras carreras, Lauda (Brasil y Sudáfrica) y Regazzoni (Long Beach).
Entrenamientos: Niki y Clay con el Ferrari  con las nuevas tomas de aire frontales 
    En la clasificación la pole fue para James Hunt (McLaren M23), quedando Lauda segundo a poco más de dos décimas, copando los dos la primera fila. El Tyrrell debutante pilotado por Patrick Depailler se clasificaba tercero, en la segunda fila, junto con el otro McLaren de Jochen Mass. El coequipier de Lauda, Clay Regazzoni se clasificó con el otro Ferrari 312 T2 en quinta posición, 3 décimas más atrás.
    En la salida, Lauda tomó claramente la delantera a Hunt y juntos se fueron distanciando del resto. Por detrás, en la segunda vuelta Depailler pasaba a Brambilla (March), que se había situado tercero en la primera curva, y más tarde Mass, con el segundo McLaren, pasaba al italiano y se situaba cuarto.     
Salida: Lsuda en cabeza seguido de Hunt (McLaren), Depailler (Tyrrell, Mass (McLaren) y Brambilla (March) por el arcén)
El dúo de cabeza continuaba distanciándose y así se mantuvo las primeras veinte vueltas, hasta que a Lauda sus costilla le empezó a pasar factura y poco a poco iba bajando ritmo, aunque Hunt no le podía adelantar. En la vuelta 24 Mass pasaba al Tyrrell de 6 ruedas de Depailler (que abandonó una vuelta más tarde) y se colocaba tercero, recuperando terreno muy rápidamente sobre el dúo de cabeza, ya que Lauda iba muy lento, aunque iba pudiendo defender su posición por las características ratoneras del Jarama. 
    Hacía ya rato que el tractor agrícola había empezado a condicionar la carrera, Lauda cada vez sufría más dolores, pues en la costilla fracturada empezaban a registrarse desplazamientos, y aguantaba como podía, pero en la vuelta 31 le adelantó Hunt y dos vueltas más tarde lo hizo el alemán Mass, quedando los dos McLaren en cabeza, mientras que el Ferrari de Lauda empezaba a perder terreno, evidenciando la caída de rendimiento del piloto.
    Por suerte para él, la ventaja que había adquirido en la primera parte de la carrera era muy amplia y, por delante, Mass abandonó a falta de 10 vueltas, pudiendo terminar así segundo, a medio minuto de Hunt. 
    Al acabar la carrera, una vez ayudado a salir del coche, no pudo subir al podio, por los dolores y desfallecimiento que sufría. Más tarde se supo que la parte de costilla desplazada estuvo a punto de perforarle el pulmón.    
    Luego vino la historia de la descalificación del McLaren, tras las verificaciones, por sobrepasar en casi 2 cm la anchura máxima permitida y su increíble recalificación, justo en el GP de Inglaterra, que motivó la ausencia de la Scudería en el GP de Austria como protesta.
    A la vista del desarrollo de la carrera, se puede asegurar con bastante certeza que, sin sus problemas físicos, Hunt no le hubiese conseguido adelantar en una pista como la del Jarama, con lo cual el inglés tendría tres puntos menos en la clasificación final, putos que habrían irían al cómputo del austríaco, que hubiese terminado el Mundial con cinco puntos de ventaja. Es decir, ....su vuelco con su tractor determinó el mundial.
     Otra historia, ésta infinitamente más grave, fué la del terrible accidente, casi mortal, de Niki en Nurburgring.....eso si que le costó el título al hacer que se perdiese tres carreras.
El campeonato de pilotos de 1976 (http://www.statsf1.com/)

Un video (calidad baja) de aquella carrera:




No hay comentarios:

Publicar un comentario